LA ILUSTRACIÓN

 

LA ILUSTRACIÓN (SIGLO XVIII Y PRIMERA PARTE DEL XIX)

Durante este periodo se llevan a termino reformas que hacen que la asistencia a los enfermos y pobres pase de manos de la Iglesia a las de la Administración del Estado. Cambia el concepto de asistencia de caridad por el de beneficencia. El Estado quita poder, posesiones y responsabilidades a la Iglesia mediante las Desamortizaciones. Esto supuso un empeoramiento de la beneficencia porque las riquezas incautadas no fueron a parar a la asistencia sino a las arcas Reales.
Se crearon cementerios fuera de las poblaciones y se prohibió seguir enterrando a los muertos en las iglesias o dentro de las poblaciones. Se procedió a la limpieza diaria de las calles y a la regulación de la recogida de basuras.
Los hospitales todavía funcionaban como asilos para pobres, pero cada vez más, se iba extendiendo la idea de que el hospital era para atender a los enfermos, y las funciones de asilo para pobres las habían de cubrir otro tipo de instituciones. Se crean orfanatos para acoger al gran número de huérfanos que había, y manicomios para los enfermos mentales, que comienzan a ser reconocidos como tales en lugar de como poseídos por espíritus o endemoniados.
Durante este periodo el papel del medico aumenta en detrimento del de la enfermería, que pierde parte del poder de acción independiente que había tenido durante el siglo anterior.
Se producen importantes avances en física, química, matemáticas, biología, botánica... Ya se disponía de telescopio, microscopio, termómetro, barómetro, reloj de péndulo y un primitivo estetoscopio, que hacen que se conozca mejor el funcionamiento del cuerpo humano y las causas de algunas enfermedades. La medicina el más eficaz.
Conviven dos tipos de asistencia: la religiosa, a cargo de las ordenes hospitalarias masculinas y femeninas que todavía perduran, y la seglar que cobra un sueldo por su trabajo.
Aparece la figura del Practicante que actúa como un cirujano menor, y que unifica a los antiguos barberos, sangradores y cirujanos romancistas. También podían atender partos pero la mayoría de las mujeres querían ser atendidas por mujeres y preferían las comadronas.
Por ultimo, había el personal voluntario laico que formaba parte de organizaciones religiosas laicas que no cobraban nada y que servían de soporte.
Queda establecido el número de camas por enfermera a atender según el grado de gravedad del enfermo.
El personal religioso y el voluntario suponían para el Estado un ahorro importante en sus gastos de atención a los enfermos, y cubría de forma económica servicios que el no podía asumir.
Los grandes avances en la medicina y la cirugía hacen crecer el prestigio social del medico, el practicante y la comadrona, en detrimento del de la enfermera que cada vez es menos valorado.
La viruela es la gran enfermedad del siglo XVIII y no tendrá una vacuna eficaz hasta 1798. Otras infecciones causaban también importantes epidemias, y la malnutrición solo hacía que empeorar la situación.
En el año 1750 se inicia la Revolución Industrial en Inglaterra, el trabajo artesano inicia una lenta desaparición y las fabricas comienzan su dominio económico. A partir de este momento la población del campo emigra hacia las ciudades industriales que no paran de crecer.
La Revolución Francesa en el año 1789 marca un antes y un después en el pensamiento político y social.
España, Francia, Portugal, Inglaterra y Holanda a través de las colonizaciones de los nuevos territorios se dedican a propagar epidemias por todo el mundo. Y producen un importante descenso, en algunos lugares desaparición total, de poblaciones nativas.
En Alemania en el año 1836 se funda el Instituto de Diaconisas de Kaiserswerth que en el futuro jugara un papel muy importante en la evolución de la enfermería.

 

Inicio
Presentación
Prehistoria
Civilitzaciones antiguas
Edad media
Renacimiento
Siglo de oro
Ilustración
2ª mitad siglo XIX
Siglo XX
Futuro