SIGLO DE ORO

 

EL SIGLO DE ORO

Se conoce como Siglo de Oro de la enfermería española al periodo comprendido entre los años 1550 y 1650.
De la idea medieval, de dedicación absoluta al necesitado como ejercicio fundamental de la piedad cristiana, se paso a la idea de que era necesario el uso racional de todas las posibilidades disponibles para que este servicio fuera lo más completo posible.
Se produjeron tres hechos que supusieron el avance de la enfermería:
- La aparición y posterior expansión de ordenes religiosas que tenían como objetivo fundamental la asistencia a los pobres. Destaca la de San Juan de Dios que se extendió por Europa y América. La de los Hermanos Enfermeros Pobres y la Bethlemita.
- La aparición de manuales escritos por enfermeros para la formación del personal de enfermería. Que por primera vez toma conciencia de la enfermería como oficio con entidad propia y con necesidades especificas de estructura y conocimientos.
Destacan dos manuales:

"Instrucción de enfermeros" de Andrés Fernández, Madrid 1617. Aunque todavía se observan algunos puntos que no tienen ninguna base científica, la mayor parte de la obra lo es. Los contenidos se pueden dividir en ocho grandes apartados:
Descripción de técnicas y procedimientos terapéuticos utilizados por enfermeros.
Prestación de cuidados de enfermería en determinadas enfermedades y situaciones de urgencia.
Preparación, indicación y administración de diferentes formas medicamentosas.
Conceptos de anatomía. Descripción de órganos i regiones anatómicas.
Consejos y orientaciones dietéticas.
Priorización en los tratamientos prescritos por el medico.
Terapéutica y enfermería.
Tareas y funciones del enfermero.
"Directorio de enfermeros" de Simón López 1651 que no llegó a imprimirse, pero que nos ha aportado un conocimiento muy detallado del mundo de la enfermería durante este periodo.
- El planteamiento de las funciones de enfermería de una manera nueva que contempla los cuidados, la administración, la docencia y la investigación.

En el siglo XVII todavía no se conocían la mayoría de los agentes causales de las enfermedades, ni sus vías de transmisión, ni los periodos de incubación. Los cuidados iban encaminados a tratar solo los signos y síntomas. Por eso la observación del paciente en la práctica clínica diaria era muy importante para poder curar a los enfermos. Y aquellos enfermeros basaron su práctica en cuatro funciones: Curas, administración, docencia e investigación. Se les exigía saber leer y escribir para que pudieran entender las prescripciones médicas y para que llevaran un registro escrito de sus tareas diarias. Esto nos a permitido tener un conocimiento tan exhaustivo de este periodo.
Este modelo de enfermería se extendió por Europa y América a través de las conquistas y las colonizaciones, ayudando a evolucionar a otros modelos menos modernos.
En Francia destaca la Orden de las Hermanas de la Caridad y en Italia la Orden de los Ministros de los Enfermos.
La aparición del Protestantismo supuso para el norte de Europa e Inglaterra un importante retroceso en la atención de enfermería porque fueron expulsadas las ordenes católicas hospitalarias sin que se substituyesen por otras con funciones similares. Los enfermos pobres quedaron totalmente desprotegidos. Las tasas de mortalidad aumentaron hasta limites escalofriantes.
Mientras la Europa del sur alcanzaba una enfermería más cualificada, la del norte iniciaba un importante retroceso que duraría siglos.

 

Inicio
Presentación
Prehistoria
Civilitzaciones antiguas
Edad media
Renacimiento
Siglo de oro
Ilustración
2ª mitad siglo XIX
Siglo XX
Futuro